La Virgen María vende su peine de plata fina para sufragar los gastos de las nuevas obras de la parroquia

virgenplata

Trapicheos virginales

En estas fechas tan señaladas se ha acercado a nuestra redacción Mari Reme, también conocida en el pueblo como la Virgen, una muzasha ubriqueña tan beata que iba para monja hasta que algo se torció en su camino. Nos cuenta, sin nosotros preguntarle, que hace ya unos años se quedó embaraza y tuvo un niño que fue a parir ya entrando las navidades, un 25 de diciembre fun-fun-fun, del año no se cuál. Esta historia se ha repetido durante los últimos años y ya la pobre no da abasto de lavar pañales y tenderlos en el romero. A pesar de todo se sigue comentando que es virgen, o al menos eso le dice a Pepe, su maridín, un carpintero que se ha  quedado en paro y ahora está haciendo cursos FPO de la Junta en espera de que le salga algo, pero éste ya se huele algo.

La Mari es muy cercana a ese santo varón ya amigo de esta casa, el cura de Ubrique, con el que ha hecho muy buenas migas últimamente. Su eminencia, Don Parroco Molón, le ha insistido en la importancia de restaurar la parroquia entera, que, según él, ya se caía a pedazos. A Curaguay le gustaría que la Casa de Dios fuera un sitio con más categoría; quiere que reluzca bien, a ejemplo del Vaticano. Por esto, la ha convencido para que lidere el grupo parroquial de Voluntarios de mantenimiento del templo. Los miembros de este grupo están recaudando dineros para hacer de la iglesia un lugar digno de nuestro Señor El Cura, para el cual la cantidad recaudada nunca es suficiente. Así, la pobre Mari Virgen se ha visto obligada a desprenderse de su posesión más preciada: un peine de plata fina  que heredó de su abuela María de la O, que era una gitana muy desgraciada a pesar de tenerlo to.

Nos cuenta entonces la Virgen que hace unos días se fue al Compro Oro, sitio discrepto [ver foto] donde los haya, a ver qué le daban a cambio. Ese día se fue caminando, fue caminando solita, y no llevaba más compaña que el Niño de la manita (No nos ha quedado muy claro si fue sola o con el Niño). Por el camino vió a unos peces bebiendo en el río, pero no cayó en avisar que estaba la guardia cerca. Ya en el sagrado templo de la especulación, la tienda del oro, se sacó su resplandecientes pelos rubios recien peinados entre cortina y cortina e intentó venderlos, pues todo el mundo dice que sus cabellos son de oro. Pero el experto en el dorado metal le dijo que no, que si acaso son de bisutería, así que no quiso desprenderse de ellos. Por el peine tampoco le ofecieron mucho ya que al final no era de plata fina, era tendiendo a gruesa.

Total, que no ha podido recaudar gran cosa y se ha llevado un disgusto tremendo, porque posiblemente le caiga una regañina. De todas formas ella es una luchadora y no piensa quedarse de brazos cruzados, no parará de buscar ingresos para la parroquia hasta que hayan cambiado el último de los clavos de Cristo.

Ahora está pensando volver a rifar el último de los hijos que ha tenido. El sorteo del niño se hará el 6 de Enero y ya pueden ir comprando los décimos que seguro seguro que a alguno de Ubrique le toca.

.

Escrito por:

Mari Morena

Comenta sin miedo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s